El (dólar) futuro llego hace rato

Por Colectivo Editorial Zondetrope

Todo un Palo ya lo ves

Prólogo La trampa siempre ha sido clara. Los simples mortales no entienden de economía. No comprenden conceptos como por ejemplo derivados, tasas marginales, flujos retroactivos, lequiq, lebac, instrumentos de cambio bursátil, y bla bla bla. Ah de suponer quien escribe, que es la razón misma de que se utilicen tantas palabras y conceptos desconocidos en las entrevistas donde los “economistas” (el resaltado de los no es caprichoso) fingen estar explicando a la población el devenir de lo que sucederá al interior de sus bolsillos.

Todos a los botes. Dos noticias de esta semana que paso.

“El Banco Central emitió una norma que permite a los bancos adquirir más Leliq y, de esa manera, la autoridad monetaria podría retirar más pesos del mercado. Además, las entidades financieras tendrán más incentivos para subir las tasas de los plazos fijos, que actualmente rondan entre 40 y 45% anual. La Comunicación A 6661 del BCRA indicó que los bancos podrán tener Leliq por hasta el 100% de su patrimonio y hasta el 100% del saldo de sus depósitos” Fuente TN

“El Gobierno envió al congreso el proyecto de Ley para reformar la Carta Orgánica del Banco Central”… a pedido del FMI!! De aprobarse este auténtico tiro en el pie, el BCRA quedaría atado de pies y manos para llevar adelante políticas económicas en pos de crecimiento y desarrollo nacional, solo pudiendo atenerse a una política monetarista que se limite a mantener estable el valor de la moneda (enfrentar la inflación). Fuente Pagina1/2

¿Fantasma de corralito? Quizás. Algo es seguro, en la política, siempre, lo que está en juego, es el futuro. Y por lo visto, esta gavilla de delincuentes que ha asaltado la casa de gobierno están decididos a entregar en bandeja las pocas cuotas de poder que aun escapan, al menos en lo formal, a los dictámenes del imperio. No hay forma, ni antecedente histórico alguno, donde las leyes económicas y estructurales de un país  sean escritas en Washington sin que esto se traduzca en miseria y destrucción para el pueblo local.

El Grillete

Hay una serie de factores que, en mayor o menos medida fueron, en enorme medida son, y me temo que probablemente seguirán siendo, los causales determinantes de ser un país extraordinariamente rico con una población obscenamente empobrecida.

Extranjerización de la economía: en este bendito país, donde según a quien le preguntes (ConiCet, Ejercito o Marina) la costa marítima es superior a los 4 mil kilómetros pero pagamos el pescado como si estuviésemos en Botsuana,  y donde tiras una semilla y crece una vaca pero el kilo de carne cuesta $300 pesos, resulta que todos aquellos bienes y medios de producción que generan riqueza económica –entendida como divisas, es decir dinero con el cual comerciar con el resto del mundo- están en manos de agentes extranjeros. ¿Me estaré volviendo un xenófobo anti-inmigrante? Francamente no me afectan el sueño ni el humor los albañiles, carniceros, arquitectos, plomeros y demás profesiones o rebusques, sean hermanos latinoamericanos o algún europeo caído del planisferio. Me preocupa si, saber que las tierras ricas para cultivo, las reservas hidrocarburiferas y minerales, las grandes plantas de producción de energía, bienes manufacturados y tecnología, se encuentra en manos de gente sin más patria bandera ni que religión que su inhumana cuenta bancaria, y que no solo no vive en estas tierras (por lo cual, de la mano de una ausencia absoluta de escrúpulos, les resbalan las condiciones socio-ambientales que generan las dinámicas de producción utilizadas) sino que absorben, cual sanguijuelas de saco y corbata, las riquezas fabulosas que este pedazo de tierra bajo el sol posee, para ser depositadas fuera de el, en beneficio de un porcentaje irrisorio de la población, y usual y simultáneamente, en desmedro de millones aquí y en otros puntos del globo. Quien no lo sepa, que se vaya enterando que la renta sojera de los pooles de siembra internacional y las rentabilidad astronómica de la minería a cielo abierto canadiense, inglesa o noruega, termina por financiar la industria militar que masacra niños y niñas en palestina o tiene críos trabajando de sol a sol en las cantera de agua envenenada de níquel del cuerno de áfrica.

Dolarización de la matriz productiva economica: Somos productores de granos, hortalizas, vegetales casi todos, carne vacuna, avícola y porcina, como mencionábamos, enormes reservorios para la pesca. Tenemos centrales hidroeléctricas y pozos petroleros. Reservorios de gas natural. Salitre. Seria hermoso saber cuál es la razón de que todo lo mencionado, si es producido en este territorio, con sueldos pagados en moneda local, sea cotizado en dólares estadounidenses. ¿Cuál es la razón de que petróleo Sudamericano, extraído y refinado en el país, tenga su valor en dólares? Más le cabe el ejemplo a la producción agropecuaria, que no tiene a mano el chamuyo de competitividad tecnológica y otras yerbas con que suele justificarse (en realidad no suelen justificarse porque nunca son increpados) el holding hidrocarburifero. Todos los recursos y bienes que determinan el desarrollo y tipo de existencia de una sociedad moderna – energía y transporte, comida, tierra, acero – esta dolarizado, por lo cual, hablando criollescamente, nos tienen agarrados del forro. Toda la economía, los recursos comunes y los bienes productores de divisas están atados a una moneda extrajera (e imperial) ¿Por qué?¿Designio divino? ¿Catástrofe imponderable? Deducimos que si llegaste a este punto de la nota más o menos conoces al menos, cual respuesta no es.

Cipayismo político de tinte colonial: Si malo es el Gringo que nos compra, peor es el Criollo que nos vende. No lo dijimos nosotros, obvio, lo dijo Jauretche. La cadena atada a nuestro tobillo nacional fue ajustado y soldado por la clase dirigente de este país, que al ruin precio de sus almas y más o menos dólares, han concertado la gran tragedia Nacional. Han sido casi todos y todas ellas, con tan escasas como honrosas excepciones, quienes década a década han profundizado en el ordenamiento jurídico y en las disposiciones económicas en favor del imperio. A su vez, han hecho todo a su alcance por mantener a la Argentina (y el resto de Sudamérica) como un inmenso gigante de pies de barro, cuyo horizonte de nación con capacidad de producción de industria pesada ha ido decreciendo hasta convertirse prácticamente en una Quimera, desarrollo tecnológico, concentración de capital económico, intelectual, y armamentístico en los polos de riqueza de por medio. Hombres y Mujeres con nombre y apellido, algunas veces largas castas que se entremezclan en el tiempo, son responsables de lánguido futuro que prometen a la población del sur del continente mientras sonríen en la pantalla hablando de una educación pública que se han ocupado de destrozar y de una industria nacional que asesinaron en el huevo 3, 4 o 5 veces a lo largo de nuestra escasa historia.

América Latina, Sudeste Asiático, Medio Oriente, Africa Subsahariana, son regiones inmensamente ricas con poblaciones criminalmente empobrecidas, en beneficio de las metrópolis imperiales. Nada nuevo por cierto, la historia de la humanidad cuanto menos desde los romanos en adelante, por poner una fecha de conocimiento universal. La cuestión es que, eliminadas las fronteras y las distancias, globalización de por medio, los niveles de explotación, desigualdad, violencia, etc, no tienen parangón en la historia. Cualquier occidental podría decir que somos unxs chifladxs, por que la violencia de la edad media no puede compararse con la actual… desde acá podríamos responderle que vayan a decirlo a la franja de Gaza, a las plantaciones de coca del paramilitarismo en Colombia, a las niñas prostituidas por un plato de arroz en Haití o a los y las millones de Malayas desplazadas por el hambre la limpieza étnica de gobiernos amigos del poder imperial.

Algún día, esperamos, será sentados en el banquillo de una justicia popular, que sea verdaderamente justa.

Mientras tanto, más nos vale que nos vayamos despertando. El dólar a $50 es la crónica de una muerte anunciada. Lo sabíamos desde hacía tiempo, los dueños de la tierra, las minas, los hidrocarburos y todo lo demás, así lo querían, y así lo tendrán. Como dijo algún editorialista. “El País Atendido por sus Propios Dueños”. Acá, nuestro amo juega al esclavo, del poder, y le sale muy bien Esta tierra que es una herida

1 Comment

  1. Mosca dice:

    Hay para buscar en internet, un libro en PDF, «Nadie vio Matrix» de Walter Graziano… no tiene desperdicio. Y viene a colacion de como nos abrocharon con el dolar como moneda de cambio 😉
    Saludos muy buena la plataforma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *