Libertad a Ángel Bramajo

109 días preso. Noticia en desarrollo.

El 19 de Mayo ultimo una patota de la policía bonaerense de 3 de Febrero interceptaba una camioneta blanca de Aysa donde viajaban 7 pibes que venían del velorio de un amigo. Habían tenido un altercado en un supermercado con los vigilantes del establecimiento. Nada fuera de lo común en el conurbano. 5 patrulleros se le cruzan medio en contramano por Av. Marquez. Angel Bramajo, quien manejaba la camioneta, pega un volantaso para esquivar la patrulla que se le cruza en el camino y no estrellarse de frente. No llega a hacer 20 metros, los bonaerenses abren fuego, toda una balacera. En ese episodio muere por las balas policiales Diego Cagliero y otro pibe queda gravemente herido.

La prensa que no piensa, rápido se presta al armado sin filtro. Se difunden imágenes editadas de las cámaras de seguridad municipal en la que se ven patrullas policiales cruzar una camioneta blanca, tiros y uniformados que se acercan. Los titulares y sus voceros hablan de «golpe comando», «asalto a un supermercado», «persecución de película» y «tiroteo». Diego Valenzuela, intendente de 3 de Febrero veloz como la viruela sale a respaldar públicamente la versión policial y mediática. Aparecen dos armas rápidamente fotografiadas.

Con el correr de los días y la movilización de familiares y amigos, organizamos de derechos humanos y medios de prensa alternativos la causa armada por la policía empieza a resquebrajarse. Empleadas del supermercado, incluidos los vigilantes, no pueden dar testimonio de un robo que nunca sucedió y que las cámaras no muestran. Testigos de la Av. Marquez no pueden hablar de un enfrentamiento que los peritajes tampoco pueden mostrar, evidenciando que no había pólvora en las manos de nadie que estuviera en la camioneta y que todos los impactos de bala vienen de afuera. Diego Valenzuela, el Intendente, jamas se retracto de sus dichos y acusaciones.

La tozudes de la familia y sus amistades movilizadas logra romper el cerco mediático. Algunos canales se hacen eco de un nuevo episodio de gatillo fácil y causa armada por la Policía Bonaerense. Así y todo, pasado el fervor comunicacional de los grandes medios, la corporación judicial da cabida a la versión policial y al día de la fecha, mientras lloran a Diego Cagliero, pibe mas como cualquiera con sueños y proyectos por delante, deben mantenerse en la calle pidiendo la libertad de Angel, a quien le imputan robo, posesión de arma de fuego y resistencia. La causa sigue su curso amparada en la mafia de toga y martillo en este caso representada por el juez Gramatico Masari. En estos mismos momentos, un binomio de abogadxs en los que esta presente la Gremial de Abogadxs discute en los Tribunales de San Martín el otorgamiento de la prisión domiciliaria para Angel Bramajo que lleva mas de 3 meses en prisión. Luego habrá que avanzar en su absolución y desprocesamiento, junto con el deprocesamiento de los demás jóvenes que viajaban ese fatídico domingo 19 de mayo en la camioneta, y finalmente, el procesamiento y la prisión de los uniformados responsables de destruir tantas vidas y familias. Eso claro en un escenario donde la justicia actúe como tal. Seguimos a la espera de ver como de desenlaza este día en los tribunales bonaerenses donde un pibe inocente mas esta pagando los platos rotos de un cajón podrido como es la Policía de la Provincia de Buenos Aires, la mejor del mundo, según Eduardo Duhalde.

Noticia en desarrollo. Ampliaremos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *